Home / Crónicas Atómikas / Macri Gato=Cristina Yegua, la postverdad de la rebelión en la granja

Macri Gato=Cristina Yegua, la postverdad de la rebelión en la granja

por Alejandro Facal///

 

Un día cualquiera, una mentira se hace viral, y ya no es una falacia. Es una noticia. Así es la formalidad del engaño, el trato de la noticia no cambio. Depende de donde se pone los puntos y las comas los muertos pueden ser 7 o 2, una vez dicha la información no se chequea, se tira como los cuerpos sin vida, o con ella, a los chanchos hambrientos para cerrar algún ajuste de cuenta mafioso. Igual que aquellos que esperaban ver a los cabildantes para saber lo ocurrido en la colonia, de la misma forma hoy nos mostramos satisfechos con estar informados de segunda y tercera mano. El negocio de los titulares la sed por la Noticia al momento, la Primicia, el Cartel Rojo, con la placa Urgente, se repite en una constante de informaciones apremiantes que no completan nada más que un desordenando vitro al cual no es posible darle un marco, pero creemos que son los ensambles correctos. Lo dictan las leyes físicas de las crónicas, la repetición de creencias establecidas, plantea el juzgamiento inmediato del titular. Con opiniones de panelistas que se convierten en amigos o en familiares. La opinión pública como nunca, esta desquiciada, tiene tan cerca la verdad, que le irrita. No la declara quizá porque “nadie se la dice”… No hay opción, se lee, se escucha, se cree, mas tardes mucho mas tarde el interés se a perdido en un sueño cortado, un lugar de fantasmas nocturnos que nos desvela con alguna serie de Netflix.

El juego de la política encierra en globos la comunicación, es una historieta, dividida en cuadros con final abierto, el sentido de las noticias se plasma como tapas de Comics. No serian ni súper héroes o mutantes, la convicción de las noticias políticas los convierten en tiras diarias de la ultima pagina de Clarin, ¿chistes? No. Verdades editadas.

Cuando el poder del dinero tiene un fin, lo logra antes de llegar a la línea, delgada línea, de meta. ¿Cómo es posible? Simple, mintiendo. Son capas de mentiras, de visiones distorsionadas y repetidas que van consumando el hecho antes de que se produzca, o mas sofisticado, antes de ser tangible. Pues la postverdad, es la mención repetida de sucesos no comprobados, las famosas promesas de campaña. El vínculo económico es muy estrecho, pero la distribución de los lectores/oidores cibernéticos son cuantiosos y volubles. Imaginen la postura que sostienen los receptores que si tuvieran una aplicación para pensar la bajarían a su Smartphone. ¿Ya no la hay?…

Los grupos hegemónicos de comunicación manejados según la variable del negocio se proyecta como trailers o cuadritos con globos (historietas) de políticos inflados con dineros negros de “incomprobable” origen y destino, dos aristas que llevan a la corrupción, por supuesto. Según lo convenido, el pacto no es con Dios, es con el espíritu de la mentira que todo lo crea. No se necesita iglesias si en cada lugar de la metrópolis hay un divino para honrar y descartar con la velocidad de un Tweet.

El Comic sigue, buenos y malos, malos y buenos, se necesitan mutuamente. La funcionalidad del proceso postveridico se convierte en un trastorno social. Los teléfonos celulares anulan la realidad humana, transformando velozmente la comunicación a pixeles. Es extraordinario el grado de absorción que tiene el aparato en cuestión sobre nuestro cerebro, logra ser la puerta a Un Mundo Feliz. Ya dentro del mismo, los sedantes comprimidos se expenden como necesarios y únicos medios para conciliar la idea del mundo. Son prácticos muy fácil de digerir y en instantes llevan al cerebro el plano oscuro de un comienzo de película que nunca es la que pensaba ver. No importa, el fenómeno no es lo que quieran ver, el fenómeno es ver imágenes ajenas a lo previsto que idealizan algo que no va a suceder. Y que en la ultimo trago, para bajar la pastilla, tampoco recordamos bien de donde había salido esta idea que ahora es `personal…

Las cadenas de información, son prestidigitadoras, engañan entreteniendo. Estamos en un mundo al cual ya no le interesa saber de que va un libro, le cabe mucho mas que le informen de que va el mundo…

A, te preguntaras que tiene que ver el articulo con el título, nada era solo para llamarte la atención…

Estamos en contacto,

Saludos Cordiales.

Revisá También

Es Rutina

por Salvador Biko///   John Coltrane camina las dubitativas rítmicas de duras articulación en el …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *